Amamos a Dios y nos entregamos apasionadamente a Él.
0 Cart
Added to Cart
    You have items in your cart
    You have 1 item in your cart
    Total
    Check Out Continue Shopping

    Blog 1

    Prueba de creación de content marketing # 4

    Prueba de creación de content marketing # 4

      1. Responsabilizate de tus actos 
        Como persona auténtica debes reconocer que eres vulnerable y que puedes caer en cualquier momento. No pienses que eres inmune, la Biblia dice “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” 1 Corintios 10:12 12Así que, el que piensa estar firme, mire no caiga., debes aceptar con humildad que lo que ocurre en tu vida es responsabilidad tuya y de nadie más. Así que deberás estar conciente que la tentación existe sin embargo “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.” 1 Corintios 10:13 13No os ha tomado tentación, sino humana: mas fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis llevar; antes dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis aguantar. 
      2. Identifica tu patrón de tentación 
        Todos tenemos un patrón de conducta, es necesario que identifiques el tuyo y te des cuenta que hay ciertas cosas que te tientan mas que otras. La tentación nos llega de acuerdo con el patrón de conducta, recuerda que el diablo te conoce muy bien y sabe que es lo que te hace más susceptible a la tentación, así que debes responder para ti: 
        Cuando Peco – cómo Peco – Con qué peco. 
        Es necesario que tú conozcas de ti mismo la trayectoria que tiene tu camino. Lamentaciones 3:40 40Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová. te dice que examines y escudriñes tu camino. Es necesario conocerse a sí mismo. Así que identifica lo que te hace caer, da respuesta a las siguientes preguntas: 
        • ¿Qué día soy más tentado? 
        • ¿A que hora soy más tentado? 
        • ¿En que lugar soy más tentado? 
        • ¿Con quien estoy cuando soy más tentado? 
        • ¿Qué gano y que pierdo al caer en tentación? 
        • ¿Cómo te sentías justo antes de caer en la tentación: Enojado, triste, deprimido, orgulloso, etc.? 
        La respuesta a estas preguntas te puede ayudar a encontrar los “disparadores” que te llevan a la tentación 
    1. Planea evitarlo 
      Una vez que identifiques los “disparadores” que te llevan a pecar, planea evitarlos. En Proverbios 4:23 23Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.la Biblia dice “Fíjate en el sendero de tus pies y todos tus caminos serán estables”. Es absolutamente necesario que identifiques tus propios caminos para que puedas evitar aquellos que te llevan a caer. 
      Toda tentación comienza con un proceso natural y legítimo, por ejemplo el sexo, es un regalo de Dios, y es absolutamente natural el deseo de practicarlo, el problema se da cuando quieres satisfacer esos deseos naturales de forma ilegitima a cualquier precio incluido el pecado. 
    2. Protege tu corazón 
      Proverbios 4:23 23Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.dice “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.” 
      Necesitas guardar tu corazón. Es curioso pero cada día aseguras la puerta de tu casa para que no entre el ladrón, también le pones seguros especiales a tu auto para que no te lo roben, y pones claves de protección a tus accesos electrónicos para que nadie viole tu información, pero ¿Estás protegiendo tu corazón”, recuerda de que de él mana la vida. La Biblia dice que somos lo que nuestro corazón es pues de la abundancia del corazón habla la boca. 
      En Efesios 4:27 27Ni deis lugar al diablo. la Escritura te dice “No le des lugar al diablo”, así que debes protegerte pues Satanás querrá más y más de tu vida, te quiere deshacer en pedazos, el diablo es muy paciente y persistente, él se va apoderando de tu vida poco a poco, paso a paso. Es el diablo quien te habla al oído con frases clásicas como “tu lo mereces”, “no tiene nada de malo”, “que tanto es tantito”, “solo una vez”, “hazlo después te arrepientes”, “es de humanos errar”, “no pasa nada”, “todos lo hacen”, etc.. 
    3. Establece tus límites 
      Debes poner límites en tu vida, ¡no juegues con la tentación!, así como un fuego debe permanecer en la chimenea pues si rebasa sus límites arrasa con la casa, tu que te conoces debes establecer tus propios límites. El apóstol Pablo dijo a Timoteo, “Ten cuidado de ti mismo” 1 Timoteo 4:16 16Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, á ti mismo salvarás y á los que te oyeren. uno debe reconocer hasta donde puede llegar y evitar riesgos innecesarios que conllevan a ofender a Dios con el pecado. 
    4. Pide ayuda a Dios 
      Jesús dijo “Está alerta y ora para que no entres en tentación” Mateo 26:41 41Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad está presto, mas la carne enferma.. Necesitas pedir ayuda a Dios, no te creas “el fuerte”, no trates de resistir con tus propias fuerzas pues no podrás. Una de tantas promesas de Dios dice “Invócame en el día de la angustia, Yo te libraré y tu me honrarás” Salmos 50:15 15E invócame en el día de la angustia: Te libraré, y tú me honrarás.. 
      En el libro de Hebreos 4:14-16 14Por tanto, teniendo un gran Pontífice, que penetró los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.15Porque no tenemos un Pontífice que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.16Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro., podemos ver que Jesús nos comprende: “Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.” 
      Recuerda que ser tentado, no es pecado, el pecado es caer en la tentación, por ello es importante que reconozcas la tentación. 
    5. Enfócate en otra cosa 
      Es muy interesante saber que el verdadero origen de la tentación esta en uno mismo “cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.” Santiago 1:14-15 14Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído, y cebado.15Y la concupiscencia, después que ha concebido, pare el pecado: y el pecado, siendo cumplido, engendra muerte. 
      La tentación comienza con un pequeño pensamiento, que comienza a crecer y crecer, ¡nos seducimos a nosotros mismos!. Un hombre con problemas de pornografía confiesa que a veces cuando llega a un hotel al encender la TV hay programas con alto contenido erótico, y en alguno casos se trata de pornografía, así que la primera imagen es su “disparador”, él cambia de inmediato de canal, pero 2 minutos después regresa al canal a ver si ya pasaron las imágenes sexuales y hay más, le vuelve a cambiar de canal, pero a los 30 segundos ya está de nuevo ahí convencido que a el no le afecta y cae de tal manera que las imágenes que ve no le permiten tener paz por mucho tiempo, y afectan su vida de manera por demás estrepitosa. Hoy día sabedor de esto, ha decido en sus viajes, ni siquiera encender el televisor del hotel, y así no ha vuelto a caer. 
      Recuerda que lo que nos atrae es precisamente el lugar donde enfocamos la visión o el pensamiento. Una mujer con problemas en su matrimonio camina tranquila por la calle, de repente un atractivo joven le sonríe, ella se sonroja, se agrada en el, pone ahí su mirada, sigue de largo pero su pensamiento está en ese joven apuesto, se siente atraída por él, piensa “que tal si…”, “a mi esposo no le importaría..”, “ y si lo intento?...”, su mente trabaja con la idea, se imagina el pecado en su mente, días mas tarde por la misma calle, encuentra al mismo joven, y cae en pecado con un gigoló(1) profesional. 
      ¡Huye de la tentación!, así te librarás del pecado. No trates de resistir, Huye!, no discutas con el Diablo, ¡Huye!, ¡Huye! de ahí, escapa por tu vida, corre en sentido contrario. 

    6. Busca amistades cristianas 
      Procura relacionarte con personas que compartan tu fe, la Biblia enseña que si uno se cae el otro se levanta Eclesiastés 4:9-10 9Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.10Porque si cayeren, el uno levantará á su compañero: mas ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.. La naturaleza de nuestra vida nos lleva a relacionarnos con personas que no comparten nuestra fe ni nuestro amor por Dios, así que en el trabajo, o en la escuela o en la calle, recibimos de ellos constantes mensajes que animan a pecar. No se trata que no convivas con ellos, sino que además de establecer tus límites en la convivencia y darles testimonio de Cristo viviendo en ti, busques reunirte con amigos que comparten tu fe para que entre todos se den fortaleza orando unos por otros y animándose en la Palabra de Dios.
    https://www.youtube.com/watch?v=0gkXZDWY4dY

     

    Prueba de creación de content marketing # 5

    Prueba de creación de content marketing # 5

    “El Espíritu Santo puede hacer por nosotros física, espiritual, emocional, mental e intelectualmente lo que ningún remedio hecho por el hombre pueda llegar a duplicar”, dijo la hermana Linda K. Burton, Presidenta General de la Sociedad de Socorro, durante un devocional del Sistema Educativo de la Iglesia el 2 de marzo.

    La transmisión se tradujo a muchos idiomas para los jóvenes adultos de la Iglesia en todo el mundo.

    Así como aprender a tocar un instrumento o hablar un idioma es un proceso, aprender el idioma del Espíritu es también un proceso, dijo la hermana Burton.

    “Mi profundo deseo es que aumentemos nuestra capacidad para oír y entender los susurros del Espíritu y ejercitemos nuestra fe para actuar según los susurros que Él nos da”, dijo ella. “Para hacerlo, debemos primero aprender a reconocer Su voz”.

    La hermana Burton compartió nueve maneras de ayudar a las personas en su búsqueda para acercarse más a Dios y para escuchar Su voz dirigiéndose a ellos.

    Debemos comenzar por “reconocer en primer lugar que nuestro Padre Celestial desea comunicarse con nosotros”, dijo ella.

    1. Orar con sinceridad y humildad.

    “Una manera de orar con sinceridad es aprender a formular preguntas sinceras y francas, y con humildad llevarlas ante el Señor”, enseñó la hermana Burton. Orar con sinceridad significa que pensamos actuar según la respuesta que recibamos, dijo ella.

    2. Actuar sin demora respecto a las impresiones espirituales.

    Cuando compartió un video sobre un incidente en la vida de presidente Thomas S. Monson, la hermana Burton ilustró la vital importancia de responder sin demora a las impresiones del Espíritu, también habló de la importancia de actuar y hacer las cosas que el Espíritu indica.

    3. Escudriñar las Escrituras a diario.

    Citando las palabras del élder Robert D. Hales, del Quórum de los Doce Apóstoles, la hermana Burton dijo: “Si deseamos hablar con Dios, oramos; y si deseamos que Él nos hable, escudriñamos las Escrituras, porque por medio de Sus profetas recibimos Sus palabras”.

    Al compartir una experiencia que tuvo a los 20 años de edad, la hermana Burton habló de su necesidad de obtener una respuesta a sus oraciones sinceras mientras luchaba con una decisión difícil. Mientras hablaba con su padre, él le sugirió que recurriera a las Escrituras para guiar sus decisiones.

    “Seguí su consejo inspirado, escudriñé las Escrituras”, dijo ella y fue bendecida con una clara respuesta a su oración.

    4. Vivir la ley del ayuno.

    “Para aumentar nuestra habilidad de oír la voz del Espíritu, haríamos bien en ayunar cada domingo de ayuno y dar una generosa ofrenda de ayuno para ayudar a los necesitados”, dijo ella.

    Mediante el ayuno viene el espíritu de profecía y revelación y la oportunidad de recibir consejo del Señor.

    5. Ser dignos y adorar en el templo.

    Valiéndose de las palabras del presidente George Albert Smith, la hermana Burton dijo: “Cada uno de nosotros tiene derecho a la inspiración del Señor en proporción a la forma en que llevamos una vida recta”.

    “Parece que la dignidad es un precio bajo que hay que pagar para abrir las ventanas de los cielos”, dijo ella. “Si cumplimos nuestros convenios y somos dignos de tomar la Santa Cena, se nos promete que siempre tendremos el Espíritu con nosotros. ¡Pero eso viene después de que prometemos y cumplimos el convenio de que siempre recordaremos al Salvador!”.

    6. “No trates con liviandad las cosas sagradas” (D. y C. 6:12).

    Las personas deben reconocer que la revelación del Señor es una confianza sagrada, enseñó la hermana Burton.

    7. Estar preparados para proceder con fe.

    La hermana Burton dijo que cuando ella y su esposo se comprometieron y estaban haciendo planes para el futuro, siguieron el consejo dado por un profeta viviente.

    “Avanzamos con fe”, dijo ella. “No fue fácil… Al mirar atrás, ahora vemos cómo esos pasos de fe resultaron en bendiciones eternas, bendiciones que quizás habríamos perdido si no hubiésemos hecho caso a la voz del Espíritu a través del profeta escogido del Señor”.

    8. Dejar que el Señor decida los detalles de lo que elija revelar y cuándo decida revelarlo.

    La hermana Burton habló sobre las experiencias de sus hijos cuando ellos estaban buscando compañeros eternos dignos. Algunas de esas experiencias requirieron años de espera paciente y de proceder con fe, dijo la hermana Burton. A veces incluso los cielos parecían estar cerrados mientras oraban.

    “Cuando el tiempo del Señor entra en conflicto con nuestros propios deseos, hay que confiar en que quizás haya alguna experiencia preparatoria que el Señor quiere que tengamos antes de contestar nuestras oraciones”.

    9. Prestar atención a las advertencias proféticas.

    Al compartir ejemplos de advertencias proféticas dadas por los profetas actuales, la hermana Burton enseñó que es por medio de poner a tono nuestro corazón con la voz del Espíritu que se reciben bendiciones.

    “De todos los dones que nuestro Padre Celestial podría haber conferido a Sus hijos e hijas al salir de las aguas del bautismo, Él eligió darnos el don del Espíritu Santo”.

    Prueba de creación de content marketing # 6

    Prueba de creación de content marketing # 6

    Lorem ipsum dolor sit amet, duo te agam quando, pro iisque intellegebat definitionem id. Ut altera maiorum appetere sit, ut nibh putant propriae usu, quem graeci at vel. Eos ut autem congue. Ad soleat accumsan recteque est, quo laudem utroque et. Cibo suscipit mel at, ad usu quem noluisse.

    Pri cu dicat conceptam, ne quo sumo essent. Minimum appetere perpetua in has, cum ne solet animal, ocurreret scriptorem te quo. Amet eius albucius pri id. Ut sit accumsan vituperata scriptorem, eos diam idque salutatus no. Quot elit ex nec, nibh adversarium eos id, at sea verear latine nominavi. Sed probo adversarium an.

     


    Tollit commune ea sea, quo ex natum causae fuisset. Ex quod nemore detracto per, has id discere oporteat. Molestie scaevola id nam, usu in quod sale saepe. No has graeci eirmod scriptorem, movet nostrud signiferumque cu has.

    No cum atqui omittantur. Nobis vivendo definitionem no nam. No odio conclusionemque quo. Iusto soleat vocent mea ei, quot quaestio scripserit in sit, ne quo velit eleifend.

    Ea unum ludus nec. Ut nam ceteros deserunt, duo alterum philosophia at. Cu nec nullam postulant pertinacia, dictas aliquip an sea. Modo quaestio pericula cu nam. Est ut oratio dolorum accusamus, modus noluisse tractatos at vix.

     

     

    Prueba de creación de content marketing # 3

    Prueba de creación de content marketing # 3

    Responsabilizate de tus actos 
      1. Como persona auténtica debes reconocer que eres vulnerable y que puedes caer en cualquier momento. No pienses que eres inmune, la Biblia dice “Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga.” 1 Corintios 10:12 12Así que, el que piensa estar firme, mire no caiga., debes aceptar con humildad que lo que ocurre en tu vida es responsabilidad tuya y de nadie más. Así que deberás estar conciente que la tentación existe sin embargo “Ustedes no han sufrido ninguna tentación que no sea común al género humano. Pero Dios es fiel, y no permitirá que ustedes sean tentados más allá de lo que puedan aguantar. Más bien, cuando llegue la tentación, él les dará también una salida a fin de que puedan resistir.” 1 Corintios 10:13 13No os ha tomado tentación, sino humana: mas fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis llevar; antes dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis aguantar. 
      2. Identifica tu patrón de tentación 
        Todos tenemos un patrón de conducta, es necesario que identifiques el tuyo y te des cuenta que hay ciertas cosas que te tientan mas que otras. La tentación nos llega de acuerdo con el patrón de conducta, recuerda que el diablo te conoce muy bien y sabe que es lo que te hace más susceptible a la tentación, así que debes responder para ti: 
        Cuando Peco – cómo Peco – Con qué peco. 
        Es necesario que tú conozcas de ti mismo la trayectoria que tiene tu camino. Lamentaciones 3:40 40Escudriñemos nuestros caminos, y busquemos, y volvámonos a Jehová. te dice que examines y escudriñes tu camino. Es necesario conocerse a sí mismo. Así que identifica lo que te hace caer, da respuesta a las siguientes preguntas: 
        • ¿Qué día soy más tentado? 
        • ¿A que hora soy más tentado? 
        • ¿En que lugar soy más tentado? 
        • ¿Con quien estoy cuando soy más tentado? 
        • ¿Qué gano y que pierdo al caer en tentación? 
        • ¿Cómo te sentías justo antes de caer en la tentación: Enojado, triste, deprimido, orgulloso, etc.? 
        La respuesta a estas preguntas te puede ayudar a encontrar los “disparadores” que te llevan a la tentación 

     

    1. Planea evitarlo 
      Una vez que identifiques los “disparadores” que te llevan a pecar, planea evitarlos. En Proverbios 4:23 23Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.la Biblia dice “Fíjate en el sendero de tus pies y todos tus caminos serán estables”. Es absolutamente necesario que identifiques tus propios caminos para que puedas evitar aquellos que te llevan a caer. 
      Toda tentación comienza con un proceso natural y legítimo, por ejemplo el sexo, es un regalo de Dios, y es absolutamente natural el deseo de practicarlo, el problema se da cuando quieres satisfacer esos deseos naturales de forma ilegitima a cualquier precio incluido el pecado. 
    2. Protege tu corazón 
      Proverbios 4:23 23Sobre toda cosa guardada guarda tu corazón; Porque de él mana la vida.dice “Por sobre todas las cosas cuida tu corazón, porque de él mana la vida.” 
      Necesitas guardar tu corazón. Es curioso pero cada día aseguras la puerta de tu casa para que no entre el ladrón, también le pones seguros especiales a tu auto para que no te lo roben, y pones claves de protección a tus accesos electrónicos para que nadie viole tu información, pero ¿Estás protegiendo tu corazón”, recuerda de que de él mana la vida. La Biblia dice que somos lo que nuestro corazón es pues de la abundancia del corazón habla la boca. 
      En Efesios 4:27 27Ni deis lugar al diablo. la Escritura te dice “No le des lugar al diablo”, así que debes protegerte pues Satanás querrá más y más de tu vida, te quiere deshacer en pedazos, el diablo es muy paciente y persistente, él se va apoderando de tu vida poco a poco, paso a paso. Es el diablo quien te habla al oído con frases clásicas como “tu lo mereces”, “no tiene nada de malo”, “que tanto es tantito”, “solo una vez”, “hazlo después te arrepientes”, “es de humanos errar”, “no pasa nada”, “todos lo hacen”, etc.. 
    3. Establece tus límites 
      Debes poner límites en tu vida, ¡no juegues con la tentación!, así como un fuego debe permanecer en la chimenea pues si rebasa sus límites arrasa con la casa, tu que te conoces debes establecer tus propios límites. El apóstol Pablo dijo a Timoteo, “Ten cuidado de ti mismo” 1 Timoteo 4:16 16Ten cuidado de ti mismo y de la doctrina; persiste en ello; pues haciendo esto, á ti mismo salvarás y á los que te oyeren. uno debe reconocer hasta donde puede llegar y evitar riesgos innecesarios que conllevan a ofender a Dios con el pecado. 
    4. Pide ayuda a Dios 
      Jesús dijo “Está alerta y ora para que no entres en tentación” Mateo 26:41 41Velad y orad, para que no entréis en tentación: el espíritu á la verdad está presto, mas la carne enferma.. Necesitas pedir ayuda a Dios, no te creas “el fuerte”, no trates de resistir con tus propias fuerzas pues no podrás. Una de tantas promesas de Dios dice “Invócame en el día de la angustia, Yo te libraré y tu me honrarás” Salmos 50:15 15E invócame en el día de la angustia: Te libraré, y tú me honrarás.. 
      En el libro de Hebreos 4:14-16 14Por tanto, teniendo un gran Pontífice, que penetró los cielos, Jesús el Hijo de Dios, retengamos nuestra profesión.15Porque no tenemos un Pontífice que no se pueda compadecer de nuestras flaquezas; mas tentado en todo según nuestra semejanza, pero sin pecado.16Lleguémonos pues confiadamente al trono de la gracia, para alcanzar misericordia, y hallar gracia para el oportuno socorro., podemos ver que Jesús nos comprende: “Por lo tanto, ya que en Jesús, el Hijo de Dios, tenemos un gran sumo sacerdote que ha atravesado los cielos, aferrémonos a la fe que profesamos. Porque no tenemos un sumo sacerdote incapaz de compadecerse de nuestras debilidades, sino uno que ha sido tentado en todo de la misma manera que nosotros, aunque sin pecado. Así que acerquémonos confiadamente al trono de la gracia para recibir misericordia y hallar la gracia que nos ayude en el momento que más la necesitemos.” 
      Recuerda que ser tentado, no es pecado, el pecado es caer en la tentación, por ello es importante que reconozcas la tentación. 
    5. Enfócate en otra cosa 
      Es muy interesante saber que el verdadero origen de la tentación esta en uno mismo “cada uno es tentado cuando sus propios malos deseos lo arrastran y seducen. Luego, cuando el deseo ha concebido, engendra el pecado; y el pecado, una vez que ha sido consumado, da a luz la muerte.” Santiago 1:14-15 14Sino que cada uno es tentado, cuando de su propia concupiscencia es atraído, y cebado.15Y la concupiscencia, después que ha concebido, pare el pecado: y el pecado, siendo cumplido, engendra muerte. 
      La tentación comienza con un pequeño pensamiento, que comienza a crecer y crecer, ¡nos seducimos a nosotros mismos!. Un hombre con problemas de pornografía confiesa que a veces cuando llega a un hotel al encender la TV hay programas con alto contenido erótico, y en alguno casos se trata de pornografía, así que la primera imagen es su “disparador”, él cambia de inmediato de canal, pero 2 minutos después regresa al canal a ver si ya pasaron las imágenes sexuales y hay más, le vuelve a cambiar de canal, pero a los 30 segundos ya está de nuevo ahí convencido que a el no le afecta y cae de tal manera que las imágenes que ve no le permiten tener paz por mucho tiempo, y afectan su vida de manera por demás estrepitosa. Hoy día sabedor de esto, ha decido en sus viajes, ni siquiera encender el televisor del hotel, y así no ha vuelto a caer. 
      Recuerda que lo que nos atrae es precisamente el lugar donde enfocamos la visión o el pensamiento. Una mujer con problemas en su matrimonio camina tranquila por la calle, de repente un atractivo joven le sonríe, ella se sonroja, se agrada en el, pone ahí su mirada, sigue de largo pero su pensamiento está en ese joven apuesto, se siente atraída por él, piensa “que tal si…”, “a mi esposo no le importaría..”, “ y si lo intento?...”, su mente trabaja con la idea, se imagina el pecado en su mente, días mas tarde por la misma calle, encuentra al mismo joven, y cae en pecado con un gigoló(1) profesional. 
      ¡Huye de la tentación!, así te librarás del pecado. No trates de resistir, Huye!, no discutas con el Diablo, ¡Huye!, ¡Huye! de ahí, escapa por tu vida, corre en sentido contrario. 

    6. Busca amistades cristianas 
      Procura relacionarte con personas que compartan tu fe, la Biblia enseña que si uno se cae el otro se levanta Eclesiastés 4:9-10 9Mejores son dos que uno; porque tienen mejor paga de su trabajo.10Porque si cayeren, el uno levantará á su compañero: mas ¡ay del solo! que cuando cayere, no habrá segundo que lo levante.. La naturaleza de nuestra vida nos lleva a relacionarnos con personas que no comparten nuestra fe ni nuestro amor por Dios, así que en el trabajo, o en la escuela o en la calle, recibimos de ellos constantes mensajes que animan a pecar. No se trata que no convivas con ellos, sino que además de establecer tus límites en la convivencia y darles testimonio de Cristo viviendo en ti, busques reunirte con amigos que comparten tu fe para que entre todos se den fortaleza orando unos por otros y animándose en la Palabra de Dios.

    Prueba de creación de content marketing # 2

    Prueba de creación de content marketing # 2

    <iframe width="560" height="315" src="https://www.youtube.com/embed/IguYJc-Ejlk" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

    “El Espíritu Santo puede hacer por nosotros física, espiritual, emocional, mental e intelectualmente lo que ningún remedio hecho por el hombre pueda llegar a duplicar”, dijo la hermana Linda K. Burton, Presidenta General de la Sociedad de Socorro, durante un devocional del Sistema Educativo de la Iglesia el 2 de marzo.

    La transmisión se tradujo a muchos idiomas para los jóvenes adultos de la Iglesia en todo el mundo.

    Así como aprender a tocar un instrumento o hablar un idioma es un proceso, aprender el idioma del Espíritu es también un proceso, dijo la hermana Burton.

    “Mi profundo deseo es que aumentemos nuestra capacidad para oír y entender los susurros del Espíritu y ejercitemos nuestra fe para actuar según los susurros que Él nos da”, dijo ella. “Para hacerlo, debemos primero aprender a reconocer Su voz”.

    La hermana Burton compartió nueve maneras de ayudar a las personas en su búsqueda para acercarse más a Dios y para escuchar Su voz dirigiéndose a ellos.

    Debemos comenzar por “reconocer en primer lugar que nuestro Padre Celestial desea comunicarse con nosotros”, dijo ella.

    1. Orar con sinceridad y humildad.

    “Una manera de orar con sinceridad es aprender a formular preguntas sinceras y francas, y con humildad llevarlas ante el Señor”, enseñó la hermana Burton. Orar con sinceridad significa que pensamos actuar según la respuesta que recibamos, dijo ella.

    2. Actuar sin demora respecto a las impresiones espirituales.

    Cuando compartió un video sobre un incidente en la vida de presidente Thomas S. Monson, la hermana Burton ilustró la vital importancia de responder sin demora a las impresiones del Espíritu, también habló de la importancia de actuar y hacer las cosas que el Espíritu indica.

    3. Escudriñar las Escrituras a diario.

    Citando las palabras del élder Robert D. Hales, del Quórum de los Doce Apóstoles, la hermana Burton dijo: “Si deseamos hablar con Dios, oramos; y si deseamos que Él nos hable, escudriñamos las Escrituras, porque por medio de Sus profetas recibimos Sus palabras”.

    Al compartir una experiencia que tuvo a los 20 años de edad, la hermana Burton habló de su necesidad de obtener una respuesta a sus oraciones sinceras mientras luchaba con una decisión difícil. Mientras hablaba con su padre, él le sugirió que recurriera a las Escrituras para guiar sus decisiones.

    “Seguí su consejo inspirado, escudriñé las Escrituras”, dijo ella y fue bendecida con una clara respuesta a su oración.

    4. Vivir la ley del ayuno.

    “Para aumentar nuestra habilidad de oír la voz del Espíritu, haríamos bien en ayunar cada domingo de ayuno y dar una generosa ofrenda de ayuno para ayudar a los necesitados”, dijo ella.

    Mediante el ayuno viene el espíritu de profecía y revelación y la oportunidad de recibir consejo del Señor.

    5. Ser dignos y adorar en el templo.

    Valiéndose de las palabras del presidente George Albert Smith, la hermana Burton dijo: “Cada uno de nosotros tiene derecho a la inspiración del Señor en proporción a la forma en que llevamos una vida recta”.

    “Parece que la dignidad es un precio bajo que hay que pagar para abrir las ventanas de los cielos”, dijo ella. “Si cumplimos nuestros convenios y somos dignos de tomar la Santa Cena, se nos promete que siempre tendremos el Espíritu con nosotros. ¡Pero eso viene después de que prometemos y cumplimos el convenio de que siempre recordaremos al Salvador!”.

    6. “No trates con liviandad las cosas sagradas” (D. y C. 6:12).

    Las personas deben reconocer que la revelación del Señor es una confianza sagrada, enseñó la hermana Burton.

    7. Estar preparados para proceder con fe.

    La hermana Burton dijo que cuando ella y su esposo se comprometieron y estaban haciendo planes para el futuro, siguieron el consejo dado por un profeta viviente.

    “Avanzamos con fe”, dijo ella. “No fue fácil… Al mirar atrás, ahora vemos cómo esos pasos de fe resultaron en bendiciones eternas, bendiciones que quizás habríamos perdido si no hubiésemos hecho caso a la voz del Espíritu a través del profeta escogido del Señor”.

    8. Dejar que el Señor decida los detalles de lo que elija revelar y cuándo decida revelarlo.

    La hermana Burton habló sobre las experiencias de sus hijos cuando ellos estaban buscando compañeros eternos dignos. Algunas de esas experiencias requirieron años de espera paciente y de proceder con fe, dijo la hermana Burton. A veces incluso los cielos parecían estar cerrados mientras oraban.

    “Cuando el tiempo del Señor entra en conflicto con nuestros propios deseos, hay que confiar en que quizás haya alguna experiencia preparatoria que el Señor quiere que tengamos antes de contestar nuestras oraciones”.

    9. Prestar atención a las advertencias proféticas.

    Al compartir ejemplos de advertencias proféticas dadas por los profetas actuales, la hermana Burton enseñó que es por medio de poner a tono nuestro corazón con la voz del Espíritu que se reciben bendiciones.

    “De todos los dones que nuestro Padre Celestial podría haber conferido a Sus hijos e hijas al salir de las aguas del bautismo, Él eligió darnos el don del Espíritu Santo”.